jueves, 17 de octubre de 2013

ORACION DE LOS FIELES

En la redacción de la oración de los fieles se deben tener en cuenta las siguientes normas litúrgicas:
  •  La introducción del sacerdote tiene la naturaleza de una monición o exhortación dirigida a los presentes, invitándolos a orar por las necesidades de todos los hombres. No es una oración dirigida a Dios. Puede hacer referencia a la liturgia del día.
  • Se debe incluir por lo menos una intención para cada uno de los siguientes campos:
          - Por la Iglesia universal (Por la Iglesia, por el Papa, por los obispos, por la unidad de los cristianos).
           - Por los gobernantes y por la salvación del mundo (La evangelización del mundo, la justicia social, la paz).
             - Por los que sufren (Enfermos, perseguidos, almas del purgatorio).
             - Por la Iglesia local.
  • Se pueden decir dos o más intenciones para algunos de los campos mencionados arriba, pero sin que falte al menos una intención para cada campo. Eviten, sin embargo, que el número de intenciones sea excesivo (normalmente se dicen cinco o seis). Si no media una circunstancia especial que aconseje otra cosa, las intenciones se dicen según el orden de estos campos.
  • Cada intención termina con una formula que invita a la oración (v.gr. "Roguemos al Señor"), a la cual todos responden con la formula común "Te rogamos, óyenos; o con alguna otra fórmula apta. Estas fórmulas se pueden tomar, por ejemplo, de los formulariso publicados o de las invocaciones de las liturgia de la horas.
  • La oración conclusiva del celebrante recoge las intenciones y pide a Dios que las escuche. Su naturaleza no ha de ser la de una intención ulterior; sin embargo, cuando la misa tiene una intención particular, esta oración puede referirse a ella. 
  • Al escoger las intenciones o al redactar nuevas, téngase en cuenta la naturaleza universal de esta plegaria, y a la vez los eventos o necesidades más actuales de la Iglesia, del Papa, del Obispo y del mundo. Incluyan frecuentemente intenciones por el Papa como señal de la unión espiritual con él. 
  • La redacción de las intenciones debe tener un estilo conforme al sentido litúrgico: profundo y espiritual, y al mismo tiempo claro y sencillo. hay que evitar las construcciones excesivamente largas o complicadas, las ideas genéricas y vagas, las aplicaciones más propias de una homilía o de unos avisos parrochiales, y las manifestaciones de una devoción meramente personal. 
  • Finalmente, no se olviden que se requiere una redacción cuyo contenido sea fácilmente asimilado al escucharla por primera vez.

0 comentarios:

Publicar un comentario